MOTORES DIESEL EN LOS EQUIPOS DE BOMBEO PARA SISTEMA CONTRA INCENDIO

MOTORES DIESEL EN LOS EQUIPOS DE BOMBEO PARA SISTEMA CONTRE INCENDIO

Lo más importante en un sistema contra incendio es la confiabilidad.

El sistema debe estar diseñado y fabricado para una emergencia que probablemente nunca se dé, pero es muy importante que en el instante que dicha emergencia se presentara el sistema funcione sin excepción.

También hay que tener en consideración que estos equipos pueden durar periodos largos sin funcionar, lo que hace más difícil el mantenerlos listos para trabajar en cualquier momento.

Para lograr la confiabilidad necesaria entre otras cosas se debe utilizar solo los elementos más robustos, seguros y de probada confiabilidad de que se puedan disponer.


En el caso del motor de combustión interna, está comprobado que un motor diésel es mucho más robusto y de mayor confiabilidad que un motor de gasolina. No depende de un sistema de chispa (eléctrico), tiene menos piezas que afinar, tienen una mayor fuerza de torsión (torque) y el diésel es menos volátil e inflamable que la gasolina. La robustez y seguridad de los motores diésel; garantiza confiabilidad durante toda la vida dl sistema que debe ser de alrededor de 20 años. Un motor de gasolina seguramente no lo va a lograr, pues cuando mucho llegara a los 8 años de vida útil.

Por estas razones  la mayoría de las normas nacionales y extranjeras existentes especifican motores diésel para mover las bombas de los sistemas contra incendio.

La norma 20 de NFPA y la norma 001 2013 ANPRECI dicen lo siguiente:

Capítulo 8  Motor de combustión interna (NFPA 20)

8-1.2 Record de experiencia. El motor diésel de ignición por compresión ha demostrado ser el más confiable de los motores de combustión interna para mover bombas para sistemas contra incendio. Excepto en las instalaciones hechas antes de la adopción de la edición de 1974 de esta norma, no deberán usarse motores de combustión interna de ignición por chispa.

Capítulo 1.4 MOTOR DE COMBUSTION INTERNA (ANPRECI 001 2013)

1.4.1 El motor debe ser de encendido por compresión (Diésel) y no por chispa (gasolina o gas), ya que los motores diésel son más robustos y de funcionamiento más seguro sobre todo en ambientes húmedos.

1.4.2  Los motores de combustión interna deben ser enfriados por agua.

1.4.3  El agua de enfriamiento también se debe usar para mantener precalentado el motor a una temperatura en la que las tolerancias entre todas sus partes sean las adecuadas para la correcta lubricación y funcionamiento.

1.4.4  Para mantener precalentado el motor, en el sistema de recirculación de agua para enfriamiento debe haber un calentador eléctrico

1.4.5  Para el enfriamiento del motor puede utilizarse un radiador, lo que implica que el lugar donde esté instalado el motor se encuentre suficientemente ventilado para disipar el calor sin que aumente la temperatura ambiente en el sitio, de no haber la ventilación necesaria, el enfriamiento debe ser mediante un intercambiador de calor agua - agua, que disipe  el calor en el agua bombeada al sistema y no en el medio ambiente. (precalentador) controlado por un termostato. Arrancar el motor frío y operarlo inmediatamente a velocidad de operación, a la larga provoca desgaste severo, falla de operación y condiciones de NO confiabilidad.

Por último, es recomendable asegurarse que el motor diésel que se instale sea de reconocida calidad, que cuente con respaldo, servicio, refacciones y garantía.