SISTEMAS DE PROTECCIÓN CONTRA INCENDIOS FIJO A BASE DE AGUA “NORMATIVIDAD EN MEXICO”

SISTEMAS DE PROTECCIÓN CONTRA INCENDIOS FIJO A BASE DE AGUA “NORMATIVIDAD EN MEXICO”

 En México no hay una normatividad para los sistemas de protección contra incendio fijos a base de agua. Sin embargo si hay un consenso de los requerimientos de cuerpos de bomberos (ayuntamientos), protección civil (gobierno de los estados) y compañías de seguros. Existe la NOM 002 de la Secretaria del Trabajo y Previsión Social, aplicable para centros de trabajo, por cierto muy escueta en lo que se refiere a equipo de bombeo. Prácticamente el usuario debe diseñar el reglamento o norma que desee cumplir pues en México no existe una “norma obligatoria”. 

La NFPA (National Fire Protection Association) es una asociación civil de los Estados Unidos que se dedica al estudio y educación para la protección contra incendios en ese país. Dentro de sus funciones ha redactado un compendio de normas.

Para asegurar la confiabilidad, NFPA pide que todos los insumos que se utilicen para la fabricación de un sistema de protección contra incendio estén  revisados por un laboratorio de pruebas (como UL o FM) de que cumpla su norma y los incluya en listados como aprobados para “servicio contra incendio”, que significa que cumplen diferentes normas de aquel país. Adicionalmente cada uno de los equipos de bombeo (bombas, motores, tableros de control y accesorios) antes de salir de fábrica (en Estados Unidos), deben estar certificados por un inspector de uno de estos laboratorios. Aquí en México a estos equipos se les conoce como equipos “normados”, que no quiere decir que son los únicos aptos para sistemas contra incendio, sino que significa que fueron fabricados, revisados y certificados de acuerdo a las normas de la asociación americana NFPA. Equipos que solamente se fabrican en Estados Unidos.

Para los fabricantes nacionales estas disposiciones de las normas NFPA son difíciles de cumplir, en primer lugar porque en México no hay una norma que cumplir y certificar, por lo mismo en el mercado nacional no hay insumos (válvulas, conexiones, interruptores, etc.) certificados como los pide las normas NFPA y por último el mercado nacional no demanda de este requerimiento, máxime que este proceso aumenta considerablemente los costos.

Quien especifique un equipo normado por NFPA debe estar consciente que este solo se fabrica en los Estados Unidos, y el servicio y las refacciones no se consiguen fácilmente en México, en todo caso sería necesario contratar servicio y mantenimiento periódico (de acuerdo a NFPA 25) de un proveedor extranjero que tenga la suficiente experiencia y conocimiento

Si se decide pagar el precio de un equipo normado por NFPA (de 50% a 150% más que un sistema de fabricación nacional) es importante que todo el sistema cumpla con la norma, incluida las certificaciones (tuberías, válvulas, conexiones, etc.), los planes, cálculos y proyectos.  No tiene caso cubrir el costo adicional solo en algunos elementos y en otros no, para acabar con un sistema que finalmente no cumple estas normas en lo general. de estos sistemas.

El objetivo de que un sistema este normado sería asegurar que este sea cien por ciento confiable, el que estos equipos no se fabriquen en México y no tengan servicio, mantenimiento y refacciones fácilmente accesibles contrapone el que estos mantengan la confiabilidad que se pretende.

Con un sistema normado NFPA se tiene un alto costo en la adquisición y es necesario contratar un servicio de mantenimiento muy costoso que garantice que el sistema va a estar siempre listo para operar. Eso sí, se logra cumplir con normas aplicables en otro país.

La alternativa es instalar un sistema de fabricación nacional de un proveedor profesional, con experiencia probada, garantía de respaldo y servicio. Que a falta de una normatividad ofrezca equipos con ingeniería y tecnología probada, eficaz y confiable, que a su vez cumpla cualquier requisito de autoridades locales, estatales o federales.

En México existe la ANPRECI (Asociación Mexicana para la Protección y Regulación Contra Incendio A.C.) que tiene como objetivo recomendar sistemas, equipos,

 practicas, etc., adecuadas para México, esta asociación está formada por integrantes de cuerpos de bomberos, instaladores, fabricantes de equipo contra incendio, usuarios, peritos de compañías de seguros y en general personas relacionadas e interesadas en la protección contra incendio.

En nuestro país no hay ninguna autoridad gubernamental que exija que el sistema de protección contra incendio cumpla con una norma extranjera como la de NFPA. En última instancia habría que consultar con la “autoridad con jurisdicción”. Esta figura de la “autoridad con jurisdicción” es quien vaya a sancionar el sistema. Pudiendo ser Bomberos, Protección Civil, la compañía de seguros o alguna persona o comisión designada como responsable.